Nos presentamos aquí, ante vosotros, con la motivación y quizás un poco el descaro de intentar haceros entender los orígenes de la ortopedia tal y como la entendemos hoy en día. Efectivamente, descaro. Es muy complicado datar esta famosa línea de trabajo, médica, social…

A fin de cuentas, una disciplina muy vocacional cuyo principal objetivo acaba siendo el bienestar de las personas. Al menos, hablando por experiencia propia, a Ortopedia en Casa nos llena, nos encanta y nos apasiona, por lo que gracias a esto, hemos conseguido hacer de nuestra pasión y satisfacción una forma de vida. Una forma de vida cuyo objetivo es ser un apoyo o un medio para que la vida y el día a día de aquellos que lo necesitan, sea un poco más sencillo.

¡Gracias por dejarnos ser parte de vosotros!

El mundo de la ortopedia en la antigüedad

Con este artículo, pretendemos poner al lector en antecedentes, mostrando los orígenes de la ortopedia. Para nada hacer un repaso cronológico hasta nuestros días, quizás próximamente, pero no hoy.

Es un tema tan apasionante y extenso, que intentar aglutinar toda la información en apenas 1000 palabras sería un error. Quizás sea mejor intentar mostrar un ápice de nuestra pasión antes que sobrecargaros de información, ¿no creéis?

Como disciplina, la ortopedia está muy ligada a la traumatología. Parece obvio, ya que ciertas discapacidades, tratamientos, curas o mejoras no podrían entenderse la una sin la otra, llegando a ser el mejor aliado a lo largo de la carrera de un doctor en traumatología.

A día de hoy, y aunque no ha sido sencillo, la ortopedia es una rama más especializada de la medicina.

Esto ha derivado en cada vez más avances técnicos y mecánicos que han dado como resultado una mejora en la calidad de vida de las personas con algún problema de tipo traumático.

Estos problemas han sido tradicionalmente a nivel óseo, aunque los avances en el campo han logrado llegar más allá y dar un soporte no sólo a nivel protésico, sino de transporte, estético… y en definitiva, aportando soluciones a la vida diaria de muchas personas que ven mermadas sus facultades físicas de algún modo.

La ortopedia estudia la manera de curar, corregir o evitar cualquier deficiencia o deformidad, entendida por supuesto como un problema para el desarrollo cotidiano del afectado, del sistema musculoesquelético del ser humano.

Estos objetivos se llevan a cabo por tres vías principales en las que se ha centrado esta especialidad médica, la cirugía, los aparatos y los ejercicios corporales.

La historia de la ortopedia y sus orígenes

Metiéndonos en materia, lo primero que debemos aclarar es que la ortopedia en sí puede tener unos orígenes marcados, con unos inicios que quedan plasmados en estudios, libros y pruebas empíricas.

A pesar de ello, datar el origen exacto sería casi imposible. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que el deseo de curación, mejora o soporte de salud es un hecho inherente en el ser humano, desde incluso antes del raciocinio.

¿Acaso si en los orígenes del Hombre alguien sufría una lesión de tobillo no usarían un tronco a modo de bastón?

Es un ejemplo simple, pero cuanto menos, lógico. Pero si nos ceñimos a fechas más reales, fechas a las que podemos remitirnos con seguridad (hablamos como no de Grecia y Roma) al menos a nivel occidental, nos encontramos con médicos griegos como Hipócrates y Galeno, que ejercían entre otras cosas como cirujanos de gladiadores, dejando constancia ya en escritos sobre lesiones y sus posibles enmiendas.

En este punto, podemos considerar a estos adelantados como padres de la ortopedia, instalando muchas de las bases para los avances en el sector que se produjeron en el siglo XVI.

A nivel etimológico, la ortopedia es un término mucho más reciente. Podemos atribuírselo a Nicolás Andry, autor del libro Orthopédie o “Cómo corregir y prevenir deformidades en niños”, en 1741, cuya portada era de lo más interesante y esclarecedora, apareciendo en ella un árbol con el tronco torcido y atado a una vara para tratar de enderezarlo. Toda una declaración de intenciones cuya base pervive hasta nuestros días, pero con numerosos avances en su haber. El significado propiamente definido proviene de Orthos que significa “recto o derecho” y pedia que viene a significar “formación” o, más íntimamente relacionado, puede considerarse como “educación corporal”.

Orígenes de la ortopedia

Y alejándonos ya de tanta historia, fechas y definiciones, lo que está claro es que la Ortopedia llegó para quedarse.

Como ciencia relativamente moderna, no cabe duda que ha experimentado unos avances enormes, como no podía ser de otra forma.

Es, tanto a nivel médico disciplinar como mecánico, una inestimable ayuda para parte de la sociedad. Y, desde Ortopedia en Casa, nos sentimos enormemente orgullosos y satisfechos, de manera innegablemente vocacional, de aportar nuestro granito de arena a ese bienestar.

¡A su servicio!

Emilio J. Barrial
Gerente de
Ortopedia en Casa