GRÚAS HOSPITALARIAS Y DOMICILIARIAS Hay 12 productos.

Mostrando 1 - 12 de 12 items

Grúas para personas discapacitadas

Una grúa para una persona que se encuentre discapacitada o con problemas de movilidad, nos ofrece una ayuda fundamental a la hora de poder realizar las tareas de elevación, cuidado y aseo personal, para un paciente que se encuentre en una situación de movilidad reducida, ya sea de forma temporal o permanente.

Existen en el mercado diferentes tipos de grúas, según las necesidades que necesitemos cubrir, y son una herramienta fundamental para la persona encargada del cuidado de un enfermo.

La figura del cuidador es fundamental a la hora de poder ayudar a una persona discapacitada. Es por ello por lo que debemos facilitar su labor, y poner a su disposición, en la medida de lo posible, los elementos de ayuda y apoyo para conseguir realizar aquellas tareas diarias necesarias para mejorar la vida de estas personas,con el mínimo esfuerzo.

A la hora de afrontar una inversión de estas características, es fundamental conocer qué necesidades debemos cubrir, y desde Ortopedia en Casa podemos asesorarte personalmente sobre qué tipo de grúa es la más aconsejable, según el tipo de paciente al que vaya dirigido.

¿Qué tipo de grúa necesitamos?

Una de las consultas que más recibimos por parte de personas que se ven en la necesidad de comprar una grúa para enfermos, es la de saber qué tipo de grúa es la que necesitan para su caso concreto.

Lo primero que debes tener en cuenta es que, cada situación tiene una solución diferente, y debemos valorar cuáles son las necesidades que debemos, y queremos cubrir.

Se pueden presentar distintos tipos de situaciones en los que debemos tener en cuenta. Por un lado, ver si necesitaremos una grúa por un tiempo determinado, o es algo permanente. Y por otro, del espacio del que disponemos para brindar un cuidado y una atención perfecta al paciente.

Deberás hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de ayuda necesita el paciente (trasladarle, incorporarle, etc.)?
  • ¿De cuánto espacio disponemos, no sólo en la zona de descanso, sino en las zonas de paso?
  • En caso de que requiera algún tipo de instalación, ¿cómo se realizaría ésta y qué requisitos debe cumplir?

Consejos para elegir la grúa adecuada para levantar enfermos

Las grúas son las aliadas perfectas a la hora de realizar transferencias, o de asear a la persona que queremos cuidar. Por ello, te recomendamos tener en cuenta estos factores:

El peso de nuestro paciente

El peso de la persona a la que vaya destinada la grúa, nunca deberá exceder de la carga máxima permitida que recomienda el fabricante.

Aunque parezca una cuestión en la que no se repara habitualmente, se pone en peligro la seguridad de la persona trasladada, y por supuesto, la de su cuidador. Si fuese eléctrica, cabe la posibilidad de que deje de funcionar al detectar este problema.

Tamaño de la propia grúa

Es un aspecto fundamental, ya que dependerá del espacio útil por el que nos tengamos que mover para poder maniobrar con ella.

Ten en cuenta que debemos hacer un pequeño estudio de todo el espacio de nuestra vivienda, por el que nos iremos moviendo con la grúa. Por ejemplo, a la hora de ir al baño, debemos contar con la anchura que tiene la puerta del aseo.

También debes saber que cuanto mayor sea el brazo de la grúa, mucho más cómodo será acomodar al enfermo. Es necesario encontrar el equilibrio entre una grúa que resulte cómoda, pero que a su vez sea práctica.

Tipos de grúas para personas dependientes

Como decíamos, no todas las grúas sirven para todo, sino que, en función del uso que necesitemos darle, deberemos optar por un tipo u otro. En esta sección, podrás elegir entre estos tipo de grúas:

Grúas de Traslado e Incorporación

Este tipo de grúas móviles son el sistema ideal para pacientes con movilidad reducida o sin movilidad.

Hablamos por tanto de enfermos que, bien no pueden colaborar en las operaciones necesarias de elevación o de transferencia de un sitio a otro, o con sus limitaciones.

Estas grúas vienen equipadas con un sistema de ruedas que nos permiten trasladarlas de una estancia a otra de la casa, sin más dificultad que la del espacio del que dispongamos, y de las barreras arquitectónicas con las que nos encontremos.

Algunas de nuestras grúas, nos ofrecen la posibilidad de regular el ancho de su chasis, y por tanto, maniobrar con facilidad a la hora de salvar obstáculos. Además, nos permite acercarlas a sillones y camas, facilitando la transferencia de nuestro paciente.

Son grúas muy versátiles y con gran facilidad de maniobra.

Ayudan a prevenir lesiones de espalda por un sobreesfuerzo, tanto del enfermo, como del cuidador o cuidadora.

Grúas Esenciales y Doble Función

Son también conocidas como cambiapañales o de bipedestación, y nos permiten realizar todas las operaciones de traslado y elevación desde la cama, hasta otras ubicaciones como pueden ser: Sillas, sillones, sillas de ruedas, baño, etc… y viceversa.

Están especialmente indicadas para personas con un cierto grado de movilidad, aunque tengan dificultades para levantarse y permanecer de pie.

Son muy utilizadas en tratamientos de rehabilitación, y promueven la movilidad del paciente.

Arneses para grúas

A veces, nos encontramos con que el arnés suministrado con la grúa que hemos adquirido, no es el más adecuado. Por esto, tenemos la posibilidad de comprar por separado otros tipo de arneses, adaptable a nuestras necesidades concretas.

Eso sí, no deseches el otro arnés, porque puede facilitar el trabajo al cuidador, usándolo para una segunda opción.

Entre los tipos de arneses para grúas que existen en el mercado, podemos encontrar:

  • Arneses de fácil colocación.
  • Arneses de higiene.
  • Arneses con reposacabezas.
  • Arneses tipo hamaca.
  • Arneses de transferencia.
  • Otros tipos de arneses.

Usos prácticos de grúas para personas con movilidad reducida

Son muchos los usos que podemos darle a este tipo de sistemas de ayuda para personas mayores, dependientes, discapacitadas, con movilidad reducida, etc. A continuación, vamos a enumerarte algunos:

Para cambios de posición

Una de las situaciones más comunes del día a día de una persona con movilidad reducida o total, es la de la necesidad de salir de su cama durante algunos momentos del día, y disfrutar durante un rato de un cómodo sillón.

En estos casos, el uso de una grúa permitirá la elevación desde la cama a algún tipo de silla o sillón (y viceversa), y de esta manera, poder cambiar al paciente de sitio, normalmente, para dejar de estar tumbado, y poder permanecer sentado durante unas horas.

Por higiene

Hablamos de uno de los hábitos que, irremediablemente, tenemos que cubrir varias veces al día, pero que con la ayuda de nuestras grúas, y de sus arneses diseñados para tal efecto, suponen un esfuerzo mínimo a la hora de trasladar a nuestro paciente a la ducha o al WC, con total seguridad.

Para rehabilitación

Una grúa ofrece una ayuda fundamental para esas personas que, después de una lesión o intervención quirúrgica, necesiten ir recuperando la movilidad progresivamente.

Para estos casos, las grúas de bipedestación o marcha están especialmente indicadas, ya que, si las usamos con los accesorios adecuados, el periodo de recuperación del paciente puede acortarse bastante.

Para pacientes con obesidad

Este tipo de pacientes con un grado de obesidad importante, necesitan sistemas de ayuda especiales como pueden ser las grúas que soporten pesos especiales.

Desde Ortopedia en Casa, siempre pensamos en todas esas personas que, por un motivo u otro, veis mermada vuestra movilidad, y las grúas para personas discapacitadas son nuestras aliadas a la hora de conseguir nuestros objetivos.